Psicólogos Destacados:
15/12/2018 23:44

Los riesgos de la depresión posparto

La depresión posparto es un problema serio que tiene el potencial de incluso amenazar la vida de una mujer. Puede interferir en la habilidad de una madre de cuidar a su bebé y al igual que otras formas de depresión, podría llevarla a tener sentimientos de desesperación.

Algunas de las mujeres que sufren esta depresión tienen pensamientos suicidas y en casos más raros pueden desarrollar psicosis posparto, lo que las podría llevar a lastimar a sus bebés, tal y como lo hemos visto en las noticias de nuestro país e internacionalmente a través de los años.

Los científicos aún no están seguros de las causas de la depresión posparto, pero al parecer es una combinación de factores hormonales, genéticos y ambientales y las mujeres que han experimentado algún tipo de depresión, tienen más riesgos de desarrollar depresión posparto. Si usted está embarazada o dio a luz recientemente, saber los factores de riesgo podrían ayudarle a preparar un sistema de apoyo y detectar señales de que necesita ayuda antes de que la depresión se salga de control.

Estrés relacionado con el embarazo y traumas

Las mujeres que experimentan un extremo estrés o trauma durante el embarazo, tienen más riesgos de desarrollar una depresión. La muerte de un ser querido, un divorcio o la pérdida del trabajo pueden incrementar el riesgo. Sin embargo, los traumas relacionados con el parto también juegan un papel. Las mujeres cuyos bebés están físicamente enfermos, han sido llevados a la unidad de cuidados intensiva, pueden experimentar más depresión. Las mujeres que tienen experiencias negativas durante el parto, tal como una cesárea o fueron atendidas por médicos hostiles, podrían también estar en riesgo.

Cuando el embarazo no fue planeado, el estrés en la mujer embarazada aumenta considerablemente, dado que hay que planificar el cuidado de un nuevo ser, además podría crear sentimientos ambivalentes sobre el embarazo, por lo que estas mujeres podrían desarrollar síntomas de depresión post parto. Algunos profesionales de la medicina piensan que una cesárea es por sí sola un factor de riesgo, dado el prolongado tiempo de recuperación al que se tiene que someter una mujer luego del parto.

Poco apoyo

Las primeras semanas del cuidado de un recién nacido pueden ser agotadoras, aún bajo las mejores circunstancias, por lo que un buen sistema de apoyo de la pareja, la familia y/o los amigos es clave para reducir el riesgo. Pero las mujeres que viven lejos de sus familias y amigos o no cuentan con el apoyo de su pareja, deben luchar más.

La dificultad para tener acceso a recursos básicos como un seguro médico pueden también influir, además las mujeres que viven en la pobreza o en ambientes abusivos o peligrosos, pueden experimentar más dificultades para ajustarse a la maternidad.

Problemas genéticos

La depresión tiende a ser hereditaria en las familias y las mujeres cuyas madres experimentaron depresión o cuyos familiares lucharon con problemas mentales están en mayor riesgo. Episodios previos de depresión, bipolaridad, ansiedad, particularmente durante o inmediatamente después del embarazo, también se encuentran en riesgo de desarrollar depresión posparto.

Otro de los factores que pone en riesgo a una mujer embarazada es el abuso de drogas, el cigarrillo y el alcohol.

Aunque la depresión post parto puede ser desesperante, especialmente entre las mujeres que están amamantando a sus bebés y que les preocupa tener que tomar medicamentos, en realidad es tratable. Un creciente número de psicólogos y otros profesionales de la salud se especializan en depresión post parto, y la intervención temprana es clave para prevenir los síntomas más desafiantes.

Comments are closed.

Psicólogos en Guayaquil