Psicólogos Destacados:
15/08/2018 02:18

3 límites que debe establecer ante sus suegros

Los suegros juegan un papel muy importante en el factor de satisfacción matrimonial. Los límites que usted establezca (o los que no establezca), impactarán su matrimonio de muchas maneras. Una falta de límites ciertamente puede causar conflictos en la pareja e incluso pueden causar divorcios.

Existen muchas razones por las que las personas no establecen límites con sus padres. Algunas veces es porque no comprenden el concepto de límites saludables; como por ejemplo, alguien que creció en una familia complicada podría pensar que no tiene nada de malo que sus padres interfieran en las decisiones más importantes de su matrimonio. Sin embargo, si su cónyuge tiene ideas diferentes, esa actitud podría desencadenar un conflicto.

En ocasiones las personas no establecen límites porque se sienten culpables. Por ejemplo, “no quiero decirle a mi mamá que no venga todos los días porque se siente sola y me sentiría mal”. En otros casos se debe al miedo: “no quiero decirle a mi padre que no puede venir porque se enojaría”.

Aunque el hecho de permitir a los padres o suegros cruzar esos límites puede ayudar a mantener la paz en el corto plazo, es muy probable que eso provoque consecuencias dañinas a largo plazo. Una pareja no puede ser una verdadera pareja si hay otras personas involucradas en sus decisiones. Un matrimonio saludable requiere privacidad e intimidad, lo que no es posible cuando no se establecen límites saludables.

1. Límites financieros

Dejar que los suegros se involucren en sus finanzas una vez que estén casados puede ser desastroso. Aunque a menudo se comienza con las mejores intenciones, se puede volver un desastre muy rápidamente. Si sus padres le prestan dinero para ayudarlos a comprarse un auto nuevo, muy pronto ellos querrán saber cómo pueden costear una salida al cine si aún no le han pagado el dinero prestado.

Ustedes como pareja, necesitan ser capaces de tomar decisiones financieras sin la presión o influencia de terceros.

2. Límites emocionales

Una vez que usted se casa, su cónyuge debería convertirse en su mayor confidente y en la fuente de apoyo emocional. Sin embargo, algunas personas aún acuden a sus padres para solicitar apoyo cuando hay un problema o cuando necesitan un consejo. Esto definitivamente evitará que usted y su cónyuge tengan una relación verdaderamente íntima.

Por ejemplo, si a usted le preocupa su trabajo, hable con su cónyuge, no son su mamá. O si está emocionado porque le acaban de ofrecer un ascenso, asegúrese de que su primera llamada sea para su esposa y no para sus padres. Si sus padres están acostumbrados a ser los primeros en acudir cuando usted necesita apoyo, puede ser difícil al principio pero si usted sigue estableciendo límites, con el tiempo se volverá más fácil para todos.

3. Límites físicos

Los límites físicos incluyen cosas como su espacio físico, compuesto por su casa o departamento y su tiempo. Las familias acostumbradas a cruzar esos límites por lo general “acampan” en casa de los hijos casados por largos períodos de tiempo sin haber sido invitados u ocupan la mayor parte de su tiempo libre.

Obviamente, existen varias razones por las que estos límites necesitan cambiarse. Si usted y su cónyuge están atravesando por una mala racha económica y necesitan mudarse a la casa de los suegros por un tiempo, esos límites físicos se hacen borrosos. De igual manera, cuando tienen suegros o padres muy ancianos o enfermos y por lo tanto necesitan mucha ayuda y demandan mucho tiempo de su parte.

Sin embargo, es importante establecer límites con los que usted y su cónyuge se sientan cómodos. Si no quiere que su suegra les lave la ropa o que aparezca sin ser invitada a cada momento, convérselo con su esposo y pongan límites que ayuden a preservar el espacio y el tiempo que como pareja deben tener en privado.

Comments are closed.

Psicólogos en Guayaquil